Posted on Oct 13, 2009 in Blog

Portada catálogo RL

Así es conocido un fenómeno en Internet que sucede cuando se intenta censurar u ocultar una información publicada normalmente en un foro o blog y se consigue el efecto contrario. Es decir, se consigue muchísima más difusión de dicha información. El término debe su nombre a un incidente ocurrido en 2003 con la cantante estadounidense Barbra Streisand, que denunció a la página de fotografías pictopia.com, exigiendo que se retirase una foto aérea de su casa de una publicidad que contenía imágenes de la costa de California, alegando su derecho a la privacidad. Un periódico advirtió poco después que aquella imagen se había hecho popular en Internet. Con su intento de censura, Streisand consiguió que una información en un primer momento intrascendente acabase obteniendo una gran repercusión.

Esto es lo que ha pasado con una campaña de Ralph Laurent en la que se veía la imagen de una modelo excesivamente retocada. Tan retocada que más que increíble, resultaba cómica. Como tal, fue registrada en varios blogs dedicados a denunciar y comentar los desastres que se cometen con este programa. Entre ellos el genial PSD , que fue conminado por la marca a que retirara el post, consiguiendo el efecto Streisand y que la grotesca imagen haya sido incluso noticia en televisión a nivel mundial.

Dejando a un lado la repercusión, lo que debería llevarnos a la reflexión es el hecho de que esa imagen fuera aprobada por el equipo de comunicación de la marca para ser publicada y dada por buena por el mismo retocador de la imagen. ¿No se dieron cuenta de lo grotesco del retoque? El photoshop es una herramienta muy útil para nuestra profesión, pero el mal uso de la misma puede provocar sonrojo incluso en nuestra sociedad, acostumbrada a tomar como reales fotos absolutamente retocadas (desengañémonos, el 99% de las imágenes publicadas hoy en día tiene retoque en algún grado). Por encima de las consideraciones éticas sobre el retoque publicitario (sobre todo de modelos) y sus implicaciones en la sociedad, nos preguntamos: ¿Es éste el nivel de calidad que aprobamos de un trabajo? ¿O es una venganza del retocador?

Leave a Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*


*

Al hacer un comentario accedo a que se instale una cookie en mi navegador.

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>