Publicado el may 15, 2012 en Blog

Últimamente vivimos rodeados de portales de promociones online, plataformas de e-commerce y marcas que llevan a cabo sus propios concursos a través de Facebook. La interacción en línea ha dejado de ser hace tiempo algo exclusivamente entre usuarios particulares y se ha abierto al espacio de interacción entre marcas y clientes.

Si en nuestro anterior post explicábamos el caso de los cupones gratuitos que Facebook ha puesto en marcha en período experimental, hoy queremos hablar de una tendencia de moda estrechamente relacionada con la presencia de las marcas en Internet: los concursos y promociones en redes sociales. Justamente por esa gran presencia que tienen en la red queremos explicar porqué son un método tan eficiente y recomendado para las marcas.

En primer lugar, sirven para incrementar el número de seguidores (y consecuentemente hacemos crecer nuestra base de datos ya que para participar se suele pedir que sus datos sean conocidos por la aplicación). Además, no hace falta ni mencionar que al conseguir todo ese incremento de tráfico también posicionamos mejor nuestra página dentro de los resultados de los buscadores. En segundo lugar, ayudan a promocionar nuestra marca porque se alcanza un nivel de interacción con los usuarios más elevado y esa proximidad eleva su prestigio. También se trata de un método de medición ya que podemos hacer un estudio sobre el impacto que ha tenido el concurso y las repercusiones que eso supondrá en nuestra marca a nivel de reputación e imagen online. En tercer lugar, sirven de plataforma para nuestros productos desde dos vertientes: por un lado, testar los nuevos posibles lanzamientos para ver la acogida que tienen y, por otro lado, seguir la promoción de los que ya están comercializándose.

Pero además de todo eso se deben tener en cuenta una serie de puntos a la hora de organizar un concurso. Uno de ellos es que el premio ofrecido tiene que estar en consonancia con el grado de implicación/complejidad del mecanismo de participación. Es decir, si por ejemplo el obsequio son dos entradas para el cine no se le puede pedir al participante que elabore un cortometraje. En cambio, si el premio es participar en un rodaje de Steven Spielberg quizás sí que es de recibo exigir un grado de compromiso tan elevado.

Como último punto a destacar, incluimos el hecho que en Facebook los concursos que tienen más éxito son aquellos que funcionan a través de las votaciones de otros usuarios ya que el mensaje de extiende de manera viral entre sus propios contactos, quienes a su vez es posible que también decidan participar.

¿Puedes aportarnos ejemplos de concursos que te hayan gustado por algún motivo en concreto?

 

Rosa Illa – Colillas Branding

Dejar un Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*


*

Al hacer un comentario accedo a que se instale una cookie en mi navegador.

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>