Publicado el nov 10, 2011 en Blog

De la importancia de estar presentes en las redes sociales ya hemos hablado en anteriores post de este blog. Pero lo que hoy queremos remarcar es la necesidad de saber escoger bien en qué plataforma creamos un perfil. Existe la errónea concepción de que lo importante es estar allí a cualquier precio y de cualquier manera. Por eso con esta entrada de blog queremos lanzar un poco de luz sobre este malentendido.

Muchas empresas optan por dar de alta una cuenta en todas las redes de las que tienen noticia y después no las actualizan en meses. Pues bien, esta es la peor elección que podrían haber hecho porque estos perfiles son los escaparates virtuales de toda marca o producto. De la misma manera que no montaríamos un escaparate en una calle comercial y mantendríamos el establecimiento cerrado sólo para poder “reservarnos el sitio”, tampoco debemos hacer eso en Internet.

Es preferible tener sólo dos cuentas dadas de alta y focalizar todos nuestros esfuerzos en ellas que navegar a trancas y barrancas en un mar de perfiles en el que nos perdemos porque realmente no son necesarios para nuestro objetivo o no sabemos aprovechar su potencial. Hay que saber valorar dónde es realmente efectivo iniciar una campaña digital y para ello se tiene que tener claro qué se quiere conseguir y a quien se quiere llegar. Es decir, extrapolar los principios básicos del marketing tradicional a un entorno online.

Existen millones de redes sociales, pero todas tienen el mismo funcionamiento: compartir contenidos, intercambiar información y poner en contacto usuarios con intereses en común. El tipo de contenidos que se suben y el target de usuario varían según la plataforma. Si por ejemplo queremos llegar a un público adolescente de entre 12 y 16 años residente en España debemos salir a buscarlo en Tuenti antes que en Facebook. Si por el contrario queremos captar un perfil de ejecutivos o personas con una formación media-alta, les intentaremos localizar a través de LinkedIn. Eso no significa que estos usuarios después no tengan un perfil en Facebook o en Twitter, pero a la hora de localizarlos lo haremos de manera mucho más rápida en estas otras plataformas.

Facebook es el Social Media más extendido y de “andar por casa” en nuestro país. A través de él se puede llegar a un público muy amplio, pero el gran reto que presenta, justamente por su gran abasto, es poder encontrar un perfil de usuario específico. Twitter, al estar mucho más abierto de cara a poder localizar personas dependiendo de sus gustos, contactos y ocupación, hace que sea una herramienta útil para las empresas a la hora de tomar un primer contacto con su posible cliente. Después de que el usuario haya tomado consciencia de su existencia debemos remitirlo a las otras redes donde podamos presentarnos de forma más extensa, como pueden ser Facebook, blogs o canales de Youtube.

En definitiva, se tiene que implementar una estrategia bien pensada para poder centrar nuestras acciones en la dirección acertada. Se debe adecuar la infraestructura de presencia online a las posibilidades y las demandas reales de cada marca. Por tanto, desde d de diseño creemos que una vez más tenemos que recordar ese viejo proverbio que aconseja “mejor poco y bueno que mucho y malo”.

 

Rosa Illa - d de diseño

Dejar un Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*


*

Al hacer un comentario accedo a que se instale una cookie en mi navegador.

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>