Publicado el nov 24, 2011 en Blog

El martes inauguramos nuestro monográfico exprés a cerca de tendencias en las redes sociales. Hoy, para complementar la información, nos queremos centrar en los hábitos de consumo que los usuarios tienen en ellas.

Hace unos días apareció una noticia explicando el aumento de un target específico en las nuevas altas de Facebook; se trata de mujeres entre 55 y 65 años. Este fenómeno se debe a que la mayor parte de su círculo cercano de amistades ya está presente en esta red social y son estos contactos quiénes han despertado en ellas una curiosidad por entrar a formar parte de su comunidad virtual. A día de hoy, hay estudios que afirman que pasamos una media de 15 horas semanales en Internet. Si rescatamos los datos que ayer facilitábamos sobre el Reino Unido (La mitad del tráfico de Internet tiene lugar en Facebook) nos encontramos con que, a la semana, los usuarios usan las redes sociales un promedio de siete u ocho horas.

Pero la dedicación que se destina a la red, va más allá de Facebook. En el caso de Youtube, sabemos que es el cuarto sitio más visitado de Internet y no es de extrañar, porque se calcula que cada persona mira una media de 12,2 horas de vídeo online al mes. Si contamos con que Youtube es la principal plataforma para este tipo de consumo, nos salen los números rápido. Pero el avance de las redes sociales va más rápido de lo que podemos imaginar porque ya se está empezando a hablar del desfase del e-mail. Al parecer, las llamadas Generación Y (personas nacidas entre 1982 y 1994) y las Generación Z (personas nacidas entre 1995 y 2004) lo consideran como una herramienta ya atrasada.

Pero, ¿qué sucede con otras comunidades virtuales? Si queremos buscar algún concepto que no tenemos claro y lo introducimos en Google es casi seguro que la primera entrada que nos aparezca pertenezca a Wikipedia. Esta enciclopedia libre hecha a partir de colaboraciones de todos los usuarios ha crecido de una manera descomunal en contenido y en volumen de consultas. Tiene 15 millos de artículos escritos por 75.000 internautas en 260 lenguas. No sólo eso, sino que sus entradas han sido vistas por 684 millones de personas en todo el mundo. Para que quede más claro, una de las enciclopedias tradicionales más importantes en español, Espasa-Calpe, tiene únicamente 160.000 entradas. Resulta obvia la diferencia abismal entre una y otra. No obstante, hay quien aún duda de su fiabilidad al no tener garantías de que el autor del artículo sea un experto. Pero lo que muchos no saben es que la versión online de Espasa-Calpe ha llegado a plagiar algunas entradas de Wikipedia, cosa que demuestra un cierto umbral de seriedad por parte de la enciclopedia libre a pesar de que no sea 100% segura en todos y cada uno de sus artículos.

En definitiva, compartir información se ha convertido en el motor y el éxito de las redes sociales. Por ejemplo, a la hora de decidir si comprar un producto o servicio, los consumidores se fían más del ranking que han hecho los Social Media que del de Google. Además, el 78% de los consumidores confía en las opiniones de otros usuarios, sólo el 14% se fía de los anuncios. Por eso, debemos hacer todos una profunda reflexión. ¿Qué significan todos estos datos? ¿Hacia dónde nos estamos encaminando?

 

Rosa Illa – d de diseño

Dejar un Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*


*

Al hacer un comentario accedo a que se instale una cookie en mi navegador.

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>