Publicado el ene 12, 2012 en Blog

Hoy, 12 de enero de 2012, entra en vigor un avance en la gestión de los dominios web que supone el punto de inflexión más significativo del entorno online que se ha producido en décadas. A partir de hoy cualquier empresa podrá registrar su propia extensión en el sufijo de su URL. Es decir, en vez de .net, .com o .es ahora podrán existir las .nike, .pepsi o .microsoft. Para ello cada empresa, entidad o particular que desee hacer el registro de su propio sufijo deberá pagar 148.000 € al ICANN, que es la entidad oficial encargada de la asignación de nombres y direcciones de Internet.

Esta medida sirve a las compañías para potenciar su imagen corporativa y fortalecer la intensidad con la que el mensaje y la marca llegan al consumidor. En Colillas Branding no creemos que esto vaya a suponer el fin (al menos por el momento) de los dominios que han sido utilizados hasta ahora, porque como ya hemos comentado es bastante caro hacerse con una de estas licencias. Así que de momento lo más probable es que sólo lo desarrollen las grandes empresas, ya que para ellas un desembolso así de dinero no les supone ningún problema. Además, serán quienes realmente le sacarán el máximo rendimiento a esta herramienta debido al gran tránsito que registran sus sites.

Cuando decimos que supone un cambio radical en el mundo de la imagen corporativa digital y en la reputación online lo hacemos porque estamos convencidos que representa la apertura de una vía adicional de marketing que hasta ahora no existía. Este avance trabaja en el eje de consolidación transversal de la marca porque hace que todo el proceso de intercambios simbólicos se desarrolle en el seno de la propia empresa. Es decir, sería algo equiparable a lo que en el mundo analógico le puede reportar a Apple tener tiendas propias de venta exclusiva de sus productos. Cuando el usuario entra en ellas busca la marca, la identificación con el producto y sus valores. Además ese usuario sabe que tiene la garantía de calidad de la compañía cuando, por ejemplo, se le estropea el ordenador porque sabe que ese producto será reparado por ellos mismo y no por ningún servicio externalizado. Así pues, extrapolado a la incorporación de los dominios personalizados, sucede algo similar porque todas las interacciones que tienen lugar en la web se desarrollan bajo el paraguas de la imagen de la marca en la que el usuario confía.

Otra medida que ha tomado el ICANN para potenciar el fortalecimiento de la reputación online y la imagen corporativa de las marcas es el bloqueo de las URL con extensiones .xxx (reservadas a portales pornográficos) que intenten suplantar identidades. Por ejemplo, es probable que no encontremos una URL que sea ferrari.xxx porque la empresa automovilística lo restringirá para no afectar a su reputación.

En Colillas Branding estamos a la expectativa para ver cómo se desarrolla este proceso, pero estamos convencidos que será acogido con éxito. El único inconveniente que tiene es su elevado coste pero creemos que, como cualquier innovación tecnológica, acabará bajando su coste y llegará a democratizar su precio a medida que pase el tiempo. Pero mientras todo este proceso se va gestando nos gustaría que reflexionarais y nos dierais vuestra opinión. ¿Qué supone este avance? ¿Qué nuevas posibilidades plantea esta medida?

 

Rosa Illa – Colillas Branding

Dejar un Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*


*

Al hacer un comentario accedo a que se instale una cookie en mi navegador.

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>