El packaging como herramienta para el co-branding | Beneficios de la asociación entre marcas

Publicado el mar 2, 2016 en Blog

A pesar de que el consumismo y la fuerte demanda de productos es una característica asociada a nuestra sociedad actual, la amplia oferta hace que cada vez más empresas se encuentren con dificultades a la hora de hacer destacar sus productos y/o servicios entre la competencia. Esto obliga a que los responsables de marketing de las compañías engrasen su maquinaria de ideas a diario con el fin de conseguir imprimir un valor añadido a las marcas que consiga disparar las ventas.

Entre la amplia baraja de estrategias de marketing, encontramos una carta a la que suelen recurrir cada vez más empresas, la carta del co-branding. Esta tendencia, popularizada en los años 90 y convertida en tendencia actualmente, no es sino una herramienta más a la que se acogen las compañías con el fin de potenciar su valor y rentabilidad y/o el de sus productos. Concebida siempre como un win-win, esta asociación entre dos o más marcas puede reportar numerosos beneficios, siempre que se enfoque de forma correcta.

Lo más común y efectivo es enfocar el co-branding a las necesidades del target, creando un producto o servicio conjunto que acabe generando un valor añadido, el que se asociará a las partes implicadas. Nike + Apple, Seat Ibiza + Spotify, Philadelphia + Milka, McDonalds + Kit Kat, Versace + HM… No hace falta estrujarse demasiado la sesera para recordar ejemplos de co-branding a los que los consumidores estamos expuestos a diario.

En esta línea, y con el objetivo de exponer su marca a nuevos segmentos de mercado, así como de destacarse entre la competencia, dos de las compañías japonesas más importantes del sector alimentación y bebidas han unido esfuerzos con las miras puestas en incrementar las ventas de sus respectivos productos, ofreciendo un valor añadido a sus respectivos clientes.

Hablamos de Glico y Kirin, compañías que comercializan snacks y bebidas en Japón, respectivamente. Ambas se han lanzado de lleno al co-branding y, para ello, se han servido de una estrategia en la que el packaging juega un papel principal. Queriendo simbolizar el amor y la consonancia entre los respectivos productos que comercializan, han creado envases que se besan o se regalan flores entre ellos. Veamos un ejemplo:

El diseño de estas curiosas escenas de amor que ilustran los envases de los productos han llamado poderosamente la atención de los consumidores, quienes se ven “incapaces” de romper la relación surgida entre los productos. Diciéndolo más claro: el cliente que va a comprar un snack para merendar acaba llevándose también una botella de té o viceversa, dando como resultado que el consumidor compre 2 productos en vez de uno. Es un win-win en toda regla.

Destaca, además, que los responsables del diseño del packaging de los productos ha pensado incluso en la posibilidad de entablar “relaciones” entre personas del mismo sexo, algo que ha despertado los aplausos del colectivo LGTB, dando aún más notoriedad y difusión a la campaña.

Más imágenes de esta original sinergia:

Vía | Bored Panda

Dejar un Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*


*

Al hacer un comentario accedo a que se instale una cookie en mi navegador.

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>