Publicado el sep 17, 2014 en Blog

Aumentar el número de seguidores en comunidades como Facebook o Twitter es uno de los objetivos más buscados por las empresas con perfiles o páginas corporativas en redes sociales. Subir el número de likes o de followers es algo que puede beneficiarnos mucho, tanto para aumentar nuestras ventas como para forjarnos una imagen de marca potente. No obstante, todo esfuerzo puede irse a pique rápidamente si para subir el número de fans optamos por la vída rápida y fácil: comprando seguidores. ¿Es recomendable comprar seguidores con cuentas falsas? ¿Cómo nos beneficia?

El tema está más candente que nunca últimamente. Hace unas semanas varios tuiteros descubrían un inusual crecimiento del número de seguidores de la cuenta de Twitter de Mariano Rajoy; un incremento que, al parecer, podría responder a la compra de followers. ¿Qué indica que no fueran reales? Que se trata de los cara-huevo, el sobrenombre con el que se conoce al ejército de seguidores falsos de la cuenta social.

El caso es que esta práctica ha saltado a la arena política esta semana, convirtiéndose en la comidilla de boca del momento. Muchas compañías, seguramente, habrán pensando: ¿Y por qué no es recomendable comprar seguidores? Algunos creen que se trata de una forma rápida de cumplir con los objetivos establecidos por la empresa, pero en la práctica son muchas las desventajas que trae consigo esta acción:

 

Razones por las que no es recomendable comprar seguidores falsos

Cuantos más seguidores tienes en tus perfiles sociales, más visibilidad se le da a todo aquello que publiques y más viralidad ganan tus contenidos. Esto es beneficioso, sí, pero todo lo bueno de ello se pierde por completo si los seguidores con los que contamos son ficticios. La interacción es nula, por lo que olvídate de ser el “influencer” que aspirabas ser.

Muchas agencias de marketing recomiendan la compra de seguidores falsos o incluso la ejecutan con el propósito de llegar a un objetivo establecido. Cabe tener en cuenta, no obstante, que haciéndolo solo estamos comprando algo: un número. ¿Qué es mejor, cantidad o calidad? En estos casos calidad, siempre calidad.

Si eres un comercio electrónico puedes pensar que teniendo más seguidores aumentarás las posiblidades de vender más productos o servicios. Olvídate de ello si tus followers son ficticios: tu influencia no es real. Además, no hay nadie que mueva los contenidos que publicas a base de RT: así no vas a vender más.

La reputación online y la imagen que das con tu marca a los demás es un tema muy a tener en cuenta. Comprar seguidores falsos puede traer consigo, no obstante, una gran crisis de imagen. Los usuarios de Twitter más avispados o incluso los que gestionan aplicaciones como Fakers o Twitter Acounter, pueden percatarse del “engaño” y reprochártelo, haciendo que tu reputación se desvalue.

 

Dejar un Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*


*

Al hacer un comentario accedo a que se instale una cookie en mi navegador.

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>